Publicado: 25 de Marzo de 2015

1.    Rebaja de los tipos de gravamen en el Impuesto sobre la Renta.

Se rebajan tanto los tipos máximos , del 52% al 47%, como los mínimos. Los asalariados que ganen menos de 12.000 euros al año no tributarán.

Se crea un nuevo beneficio fiscal para familias numerosas y personas con discapacidad y se puede pedir su cobro por adelantado, como ya se hacía con la deducción por maternidad. Los contribuyentes que tengan a su cargo ascendientes o descendientes con discapacidad, pueden obtener 1.200  euros anuales y pedir el cobro por adelantado a razón de 100 euros/mes.

2.    Tributación de la venta de inmuebles. Finalmente se mantienen los beneficios fiscales para la venta de inmuebles comprados con anterioridad al 31-12-1996, pero con el límite de los primeros 400.000 euros del valor de venta. A partir de esta cantidad se tributa sin reducción alguna.

Como novedad los mayores de 65 años quedarán exentos de pagar IRPF por la venta de cualquier bien de su patrimonio si reinvierten el fruto de la venta en constituir una renta vitalicia para complementar la pensión. Las ventas efectuadas tiene como límite exento  240.000 euros.

3.    Tributación del ahorro en el I.R.P.F. Se elimina la exención en el cobro de los primeros 1.500 euros de dividendo de empresas.

Se rebajan los tipos de gravamen de los intereses, dividendos de acciones, rendimientos de obligaciones y en general rendimientos de activos financieros, que pasan a pagar en 2015, al 20% los primeros 6.000 euros, al 22% desde 6.000 hasta 50.000 euros y al 24% el resto.

A partir de 2015 todas las plusvalías por venta de activos financieros independientemente del periodo de permanencia en el patrimonio del contribuyente se integran en la base del ahorro a esos tipos. Hasta ahora se penalizaba las llamadas ganancias especulativas generadas en menos de una año.

Desde 2017 la venta de derechos de suscripción tributará en el año de la venta de los mismos. Es la razón de que la mayoría de grandes empresas del IBEX  reduzcan los llamados script dividends y empiecen a pagar sus dividendos en efectivo.

PLANES DE PENSIONES.

La aportación máxima anual se rebaja de 10.000 euros, para menores de 50 años o 12.500 euros para mayores de esa edad, a 8.000 euros con independencia de la edad.

Por primera desde que existen, las aportaciones a Planes de Pensiones podrán rescatarse anticipadamente a partir del décimo año de antigüedad. Pero por otra parte no se permiten rescates antes de enero de 2025, con lo que no hay consecuencias prácticas en la actualidad.

4.    Indemnización por despido. Se mantienen la regulación actual y por tanto exentas las indemnizaciones por despido, con la salvedad de fijar un máximo de 180.000 euros exento.

5.    Concepto de actividad económica.  Para que el alquiler de inmuebles se considere actividad económica, y por tanto, los particulares, propietarios o herederos de empresas que se dedican a esta actividad, puedan disfrutar de las bonificaciones en el Impuesto de Patrimonio y del Impuesto de Sucesiones, ya no es imprescindible contar con un local destinado exclusivamente a la gestión de la actividad, sino que únicamente es necesario contar con una persona contratada con contrato laboral a jornada completa.

En consecuencia la actividad económica de alquiler de inmuebles realizada empleando una persona contratada a jornada completa queda exenta de pagar el Impuesto de Patrimonio y disfruta de una reducción del 95% en el Impuesto de Sucesiones.

6.    Deducción y reducción por alquiler de vivienda.

 

Los inquilinos de viviendas con contratos firmados antes del 1 de enero de 2015 podrán aplicarse las deducciones por alquiler existentes en el año 2014. Los nuevos contratos de alquiler de vivienda no podrán ya disfrutar de ella al suprimirse.

Los propietarios de viviendas alquiladas mantienen la exención del 60% del rendimiento. (Se tributa por el 40% del beneficio generado en el alquiler). Se elimina la reducción incrementada del 100% para quien alquilaba viviendas a menores de 30 años con ingresos superiores al IPREM.

7.    Autónomos.


Para evitar el fraude que generaban algunas actividades, se excluye del sistema de módulos a los empresarios de fabricación y construcción si facturan menos del 50% a particulares.

Los autónomos profesionales con ingresos inferiores en el ejercicio 2014 a 15.000 euros pueden solicitar una retención reducida del 15%.

 

8.    Base Imponible del Impuesto sobre Sociedades.

Los gastos por atenciones a clientes o proveedores limitan su deducibilidad a un 1% de los ingresos del año.

Se crean las reservas de capitalización empresarial y de nivelación. La de capitalización permite reducir la Base Imponible en un 10% del incremento de los fondos propios, lo que supone no tributar por el 10% del beneficio que se destine a una reserva indisponible.

Las PYMES podrán además beneficiarse de la reserva de nivelación, que permite minorar otro 10% la base imponible del beneficio en previsión de bases negativas en los cinco años siguientes, en los que se tendrá que obligatoriamente revertir.

Se simplifican las tablas de amortización del inmovilizado material.

9.    Reducción del tipo de gravamen y de las deducciones del Impuesto sobre Sociedades.

Se rebaja el tipo general del 30% al 28% en 2015 y al 25% en 2016. 

Las empresas de nueva creación tributarán al 15% los dos primeros años con beneficios.

Las PYMES (ventas menores a 10 millones de euros) siguen tributando al 25%.

Se elimina el beneficio fiscal de la tributación de las PYMES al 20% por mantenimiento de empleo.

Las deducciones del Impuesto más importantes son:

Deducciones por creación de empleo, incluido de trabajadores discapacitados.

Se potencia la deducción por investigación, desarrollo e innovación tecnológica.

Se eliminan las deducciones por inversión de beneficios en activos nuevos, la de inversión medioambiental y por gastos de formación de personal.

10.  IVA.

Se amplía el plazo para rectificar las facturas y recuperar el IVA en caso de impago del cliente, ampliando de uno a tres meses el plazo para efectuarla en caso de concurso de acreedores y de seis meses a un año para deudas incobrables de PYMES.

Se eleva el tipo de IVA al 21% para algunos productos sanitarios.