Publicado: 5 de Mayo de 2015

Deuda subordinada y preferentes.

La principal novedad del IRPF correspondiente al ejercicio 2014 que se refleja en el modelo de declaración aprobado por la Orden tiene por objeto permitir a los titulares de deuda subordinada y obligaciones preferentes una mayor capacidad para compensar rentas negativas y positivas, de acuerdo con lo establecido en el Real Decreto-ley 8/2014, de medidas urgentes para el crecimiento, la competitividad y la eficiencia. 

En la próxima Declaración de Renta, las rentas negativas derivadas de estos instrumentos financieros (o de valores recibidos a cambio de ellos) que se hayan generado entre 2010 y 2014 se podrán compensar, no sólo con rendimientos del capital mobiliario positivos, como sucedía hasta ahora, sino también con ganancias patrimoniales y con rentas positivas incluidas en la base general que procedan de la transmisión  de elementos patrimoniales.

Con ello, se pretenden abarcar situaciones generadas en el pasado como la que afecta a un gran número de contribuyentes, antiguos titulares de participaciones preferentes y deuda subordinada, que deben tributar por la ganancia obtenida por la venta de acciones entregadas a cambio de dichos títulos, a pesar de haber sufrido una pérdida como consecuencia de la compra forzosa de los mismos.Cláusula suelo y declaración de la renta

Al eliminar la cláusula suelo y recuperó las cantidades cobradas de más por su entidad, deberá tener en cuenta que estos pagos realizados por su banco pueden tener ahora transcendencia tributaria según cómo se hayan incorporado al IRPF de la vivienda declarada.

CLAUSULAS SUELO

Desde que las entidades se vieran obligadas a devolver las cantidades cobradas de forma indebida tras la sentencia del Tribunal Supremo de mayo de 2013 han sido muchos los usuarios afectados por cláusula suelo que han podido tanto anularla como recuperar el dinero pagado de más. Sin embargo, es ahora cuando una serie de “consecuencias” repercuten de vuelta al consumidor: a efectos fiscales, los pagos recibidos en concepto de cláusula suelo podrían tener transcendencia tributaria en la medida en que se hayan incluido en la declaración de la renta como parte de la base de deducción por inversión en vivienda habitual.

Por ello, puede que su declaración del IRPF tenga que ser modificada, arriesgándose de no hacerlo a recibir una paralela de la AEAT y a una posible sanción.

Si obtuvo la nulidad y recuperó las cantidades cobradas de más por parte del banco, contáctenos para que le informemos sobre los pasos que debe dar a partir de este momento.